Cada vez es más elevado el uso de dispositivos que requieren de conexión de datos, necesitamos cobertura en todos sitios, por esta razón es necesaria la implantación de nuevas antenas de telefonía móvil, más células, más pequeñas y cerca de los usuarios.

Ericsson-Logo

Los ingenieros de Ericsson han pensado cómo podían acercarnos más las antenas aprovechando sitios que no molesten y han empezado a trabajar con un nuevo tipo de células para telefonía móvil que están insertadas dentro de los cristales de las ventanas.

antena-movil-lte

Estas nuevas células se podrían incluir en muchas superficies de vidrio que nos envuelven día a día como pueden ser ventanas de oficinas, hogares e incluso vehículos.

¿Cómo funciona?

Su funcionamiento técnico es bastante complicado pero podríamos resumirlo para que podamos entenderlo todos de la siguiente manera:

Un pequeño elemento de antena está integrado dentro de un panel de vidrio blindado. Dicha antena puede captar WiFi o señales móviles de smartphones, tablets y ordenadores portátiles y acumular dichas conexiones, enviándolas como un gestor a la antena de telefonía móvil LTE más cercana.

lte.europa

Si queréis entenderlo mejor, con el siguiente ejemplo seguro que os queda la idea bastante más clara.

Si tenemos un autobús con 50 personas, todas navegando por Internet con sus smartphones/tablets, cada dispositivo intenta conectarse por separado a la misma antena, de esta forma todas las señales interfieren entre sí, tiene que intentar manejar 50 traspasos de datos de forma simultánea entre torres de cobertura móvil, teóricamente puede resolverlo sin mucho problema, pero ¿qué pasaría si detrás tenemos otro autobús con 50 personas más? Seguro que todos sufrirían de algún tipo de lentitud o latencia.

Pues bien, si estos 50 usuarios del autobús se conectasen a una antena que se encuentra insertada en las ventanas del vehículo, el autobús se conectaría a través de un único transmisor que estaría montado en el techo. La estación base tendría que manejar una única conexión, de alta capacidad, y no 50 de menor tamaño. Esto se traduciría en mayor velocidad de navegación para todos los pasajeros. Además, al no tener que estar cada dispositivo intentando llegar a una antena más lejana mejoraría el aguante de la batería de los dispositivos.

Por el momento todo son ventajas, veremos cuanto tardaremos en ver este tipo de antenas, por ejemplo en España. ¿Alguien se atreve a dar una fecha? :-)

Etiquetas:

Comentar
Tu email no se publica
  • ( no se publica )