Un estudio europeo comisionado por McAfee revela una alarmante desconexión entre lo que los adolescentes hacen en la red y lo que sus padres piensan que hacen, a pesar del hecho de que el 55% de los padres afirme haber ayudado a sus hijos a crear los perfiles en la red. En España, la mayoría de ellos (el 47%) abrió su primer perfil entre los 13 y los 15 años.

 internet

En España, muchos adolescentes acceden a contenido inapropiado en la red, a pesar de que el 67% de ellos dice tener la confianza de sus padres para hacer lo que es adecuado cuando navegan por la red.

Un alto porcentaje de padres, (36%) vive bajo la idea de que sus hijos les dicen la verdad sobre aquello que hacen cuando están conectados y el 70% confía en que sus hijos no accederán a contenido online inapropiado.

Sin embargo, esta brecha generacional está llevando a muchos adolescentes a hacer actividades peligrosas e incluso ilegales en nuestro país:

  • El 42% de los adolescentes admitió visitar sitios web que sus padres desaprobarían, pero solo el 33% de los padres piensa que lo harían.
  • El 49% de los adolescentes ha visto vídeos en internet que sus padres no aprobarían.
  • El 55% de los adolescentes ha pirateado música online y el 5% admite haber comprado alcohol o drogas a través de la red
  • El 25% de los adolescentes admite haber buscado intencionadamente contenido pornográfico en la red  y el 8% de ellos vio estas imágenes una o varias veces al día.
  • El 17% de los adolescentes ha quedado con alguien que conoció a través de la red

El 47% de los padres afirma saber cómo descubrir lo que hacen sus hijos en internet, sin embargo solo el 26% de los adolescentes afirma no saber cómo ocultar su comportamiento online a sus padres.

logo-mcafee

El 29% de los padres reconoce que sus hijos saben más de tecnología que ellos mismos y por tanto nunca serán capaces de conocer su comportamiento en la red. De hecho, el 11% de los adolescentes admite haber deshabilitado los controles parentales de sus dispositivos.

 

Desde el punto de vista de Blanca Matalobos, Psicóloga y terapeuta familiar “La generalización del uso de internet y de las redes sociales abre un nuevo reto a la tarea educativa de los padres, porque supone una ventana al mundo realmente atractiva para los adolescentes. Los padres no deben dar de lado esta labor y transmitir a sus hijos mensajes realistas y no alarmistas. Pero evidentemente, sí hay que hablar de qué cosas entrañan riesgos en internet y establecer unas normas claras y unos límites en la utilización y en el tiempo de uso de las redes sociales y de internet”.

Los padres deben apoyarles y entenderles si creen que sus hijos están siendo objeto de cyberbullying. Tener conversaciones honestas y abiertas desde el inicio del adolescente en el mundo online les ayudará a entender los que es y lo que no es comportamiento apropiado.

Comentar
Tu email no se publica
  • ( no se publica )