Según ETNews, el servicio de pagos móviles de Samsung, cuya función principal es la de fidelizar a los usuarios de los smartphones de este fabricante, sufrió unas pérdidas netas de 16,8 millones de dólares (más de 15,3 millones de euros) en el año 2015.

Visa_SamsungPay

El actual Samsung Pay tiene su origen en la firma estadounidense LoopPay, que fue adquirida por la empresa surcoreana a principios del 2015. Las citadas pérdidas se han producido durante el primer año en el que ha formado parte del grupo empresarial Samsung.

Según el informe auditado de Samsung Electronics correspondiente al ejercicio 2015, el servicio de pagos registró una facturación de 4,12 millones de dólares (unos 3,76 millones de euros). Por su parte, la deuda y el valor neto se situaron, respectivamente, en 23,6 y 10,5 millones de dólares (21,5 y 9,6 millones de euros).

Samsung aseguraba hace poco contar con cinco millones de usuarios registrados y que había procesado 500 millones de dólares (unos 456 millones de euros) en pagos desde el lanzamiento del servicio en Corea del Sur y los Estados Unidos el año pasado. El volumen de los pagos procesados supone una cifra significativamente mayor que los ingresos obtenidos como resultado y hay que añadir, además, que 2016 será el año en que éste sistema de pago llegue a muchos más países con lo que se conseguirá ampliar el número de usuarios que representarán un volumen de transacciones muy superior al que se llegó el año pasado.

Atendiendo únicamente a su rendimiento como negocio, Samsung Pay se podría considerar casi un “fracaso”, pero cualquier inicio tiene ese punto de incertidumbre. Hay que tener en cuenta otro factor: el servicio es un “valor añadido” de diferenciación entre los smartphones Galaxy y sus rivales, consiguiendo mejorar su posición en el mercado de los smartphones y que esconde un tipo de “márqueting encubierto”: ¿no se ha dado nadie cuenta de que cuando pagamos con nuestro Samsung Galaxy estamos enseñando al resto que vamos a pagar con un Samsung Galaxy? y que bien queda, ¿verdad? Algo que puede hacer incentivar a “esos mirones” a comprarse un Samsung Galaxy en un futuro.

Samsung quiere incrementar los ingresos generados por este servicio, pero ha dejado bien claro que no cobrará comisiones a los usuarios finales por las transacciones que realicen. Sin embargo, los datos generados por los hábitos de consumo del cliente tienen valor, no solo para Samsung, sino también para empresas de otros sectores, como comerciantes y transportistas.

Comentar
Tu email no se publica
  • ( no se publica )