LG y Samsung han querido ser los primeros en presentar un Smartphone con pantalla flexible, en esta guerra por ser pioneros en desarrollar una tecnología han tenido que correr, quizá más de la cuenta. Prueba de ello es lo que está pasando en algunos dispositivos del modelo G Flex de LG.

LG-G-Flex

Estos problemas que están empezando a salir tan prematuramente nos hacen pensar si realmente las pantallas flexibles son un producto más para impresionar que para un futuro próximo. Esto, sin entrar en el precio un tanto desorbitado que tienen ambos smartphones por lo que realmente integran.

Ha salido a la luz un problema que está pasando en algunos terminales LG G Flex, pueden salirle pequeños bultos en la pantalla si hacemos demasiado uso de la flexibilidad del Smartphone, el cristal se deforma y aparecen pequeños bultos.

lg-g-flex-bulton

Es muy probable que LG estuviera al tanto del problema desde el principio pero era un precio que debía pagar para llegar a ser el primero en esta tecnología.

Para solucionar el problema, podemos esperar a que, con el tiempo, se vuelvan a hundir y quedar bien o incluso hundirlos nosotros de forma manual. La misma compañía ha explicado que estos bultos “no afectan al rendimiento ni a la calidad del equipo”.

Estamos de acuerdo en que no afectan al rendimiento del equipo, siempre que no salgan en zonas como el teclado y hagan que, por ejemplo, no podamos escribir bien. Pero donde sí no estamos tan acordes es en que no afecte a la calidad del equipo…

¿Un producto de calidad se deforma con pocas semanas de uso?

Está prevista la aparición del LG G Flex de forma internacional durante este mismo mes de enero, veremos si son capaces de venderlo bien sin que les lluevan demasiadas críticas que ensombrezcan la novedad y tecnología de una pantalla flexible.

Comentar
Tu email no se publica
  • ( no se publica )