Se ha presentado en Alemania un teléfono con Android con un diseño algo peculiar y os dejamos con la fotografía para que juzguéis vosotros mismos:

linsholf_i8_1

A parte de su diseño tan característico, que de buen seguro más de uno se quedaría mirando lo que llevamos entre nuestras manos, el terminal cuenta con unas prestaciones técnicas de alto nivel y es que, para empezar, cuenta con una pantalla a 1080p de 5 pulgadas Super AMOLED IPS, le seguirá una memoria interna de hasta 80 GB mezclando las memorias estándard de 64 GB y la de 16 GB (ya que pedir a un fabricante un módulo entero de 80 GB inexistentes a día de hoy, los costes serías excepcionalmente elevados y que solo unas pocas empresas del sector se podrían permitir) fabricados por SanDisk con una alta tasa de transferencia. Además, el teléfono contará con un procesador de 2.1GHz octa-core de 32 bits junto con 3GB de RAM.

Por detrás encontraremos una cámara de 13MPx con una lente de 28mm gran angular, apertura F1.8 y un sensor CMOS de Sony. La cámara frontal es una unidad de 8 megapíxeles, más que suficiente.

linsholfi8

Correrá Android 5.0 Lollipop pero, como vemos en el render, tendrá una capa de personalización de la empresa y podemos observar un diseño muy parecido a Windows Phone y a una inusual barra de estado en la parte inferior de la pantalla.

Por supuesto tendrá conectividad 4G LTE, GPS, Bluetooth 4.0, NFC, WiFi y soporte para HDMI e imágenes en 3D.

¿Os parece poco?, pues la batería será de 3.100mAh, muy superior a lo que ofrecen muchos buques insignia actuales (como el LG G3 que cuenta con una de 3.000mAh).

El precio al que esperan lanzarlo es de unos 380€ que es un precio muy competitivo.

Veremos cómo de bien responde el mercado…

Comentar
Tu email no se publica
  • ( no se publica )