El pasado martes, Instagram cambió la política de privacidad de la aplicación, donde se daba a entender que podían vender nuestras fotos a terceros sin dar explicaciones. Faceboook compró la empresa y presuntamente es quien ideó esto para poder generar ingresos.

Instagram empezó a recibir críticas por el cambio de normas y la posibilidad de que vendieran fotos de nosotros sin compensarnos ni darnos explicaciones, hasta Kevin Systrom, cofundador de la aplicación, decidió contestar a las críticas asegurando que no tenían ninguna intención de vender nuestras fotos, sólo información sobre los usuarios para crear publicidad más segmentada y eficaz.

Ahora, al ver que la gran mayoría de usuarios se oponía a estas clausulas, han decidido rectificar, y han retirado estas cláusulas, con el fin de contentar a los usuarios y no ver como pierden muchísimos usuarios.

¿Qué te pareció el cambio de normas? ¿Te importa que puedan vender tus imágenes sin ganar nada a cambio?

Comentar
Tu email no se publica
  • ( no se publica )